1. 5 Hacks para aprender a querer a los Lunes

    image

    Si te sientes como Bob Geldof en la canción I don’t like Mondays , mejor escucha la canción Thank God it’s Monday de NOFX  y comienza a leer.

    Domingo a las 6:00 pm, se siente en el ambiente, te metes al cine para distraerte un poco y no pensar en eso, pero sales y es inminente: Te encuentras atrapado en las VÍSPERAS DE UN LUNES.

    Odiamos al Lunes por que es el “party pooper” de nuestro fin de semana. Lo que tenemos que hacer es cambiar de chip y voltear a ver a este día como un día provechoso, interesante y divertido:

    1. Inicia con un boost energizante.

    Empieza el día temprano, haz algo de ejercicio (al principio suena de flojera, pero con el tiempo lo amarás), Medita y ten pensamientos positivos sobre tu semana completa , desayuna de forma nutritiva, toma jugos que incrementen tu energía,etc.

    Y por último pero no menos importante, arma una playlist de música diferente (y obviamente de tu agrado) cada semana y escúchala camino al trabajo, te sorprenderás el efecto que tiene esto en tu mood.

    2. Planea tu semana. 

    La incertidumbre hace más pesada la semana y por lo tanto el inicio, así es que contrólala, tu estás al mando. Ayuda muchísimo escribir primero las grandes metas de trabajo y personales, el siguiente nivel es calendarizar tus tareas por día, y si eres desorganizado, te ayudaría hacerlo por hora.

    3. Elimina las juntas de los lunes. 

    Es una práctica común que existan las juntas de los lunes, y aunque sirven para ponernos en la misma sintonía a todo el equipo, podríamos empezar el lunes trabajando en nuestros pendientes directamente y ya con el conocimiento de lo que los demás hicieron o van a hacer.

    Esto se puede lograr con herramientas de colaboración online como Jameen, en donde las actualizaciones nos van poniendo al tanto de lo que sucede, sin tener que juntarnos de forma presencial.

    4. Actividades nuevas y retadoras en tu trabajo 

    A veces, el problema del lunes es que volvemos a empezar a hacer lo mismo de siempre, pero ¿Qué pasaría si utilizamos los lunes para resolver retos nuevos?, ejemplo ¿Qué características del producto del que soy responsable, deben mejorar y de qué manera? o Buscar nuevas formas alternativas para publicitar mi producto, en fin, algo que nos saque un poco de la rutina. Esto mata dos pájaros de un tiro ya que además trae consigo mejoras a tu empresa. 

    5. Haz algo divertido los lunes por la tarde/noche.

    ¿No te ha pasado que esperas los lunes para ver tu serie favorita? Bueno, no dependas de la programación en la t.v. y hazlo por ti mismo, por ejemplo define un set de películas o series que quieres ver y velas el lunes por la noche con quien más quieras, o  bien institúyelo como el día para hacer alguno de tus hobbies favoritos o juntarte a jugar algún deporte con tus amigos. 

    Recuerda que el lunes es más cercano al anhelado viernes que el mismísimo domingo.

    ¡Ánimo!

  2. 6 Frases de grandes genios del Jazz para aplicar en nuestros proyectos

    image

    Foto por Dennis Stock

    » Mientras lees, te recomendamos escuchar: "Milestones"  de Miles Davis.

    La música Jazz inspiró en gran parte la creación de Jameen, ya que vemos muchas similitudes entre una “jam session” y lo que nosotros idealizamos como un buen proyecto en donde:

    • Interviene un equipo con distintas habilidades (o diferentes instrumentos).
    • Se trabaja hacia un mismo objetivo (o un mismo tema musical).
    • Interviene la improvisación sobre algo planeado. Esta improvisación se sustenta de ideas y a final de cuentas de creatividad.
    • La retroalimentación y colaboración entre los integrantes es vital para el éxito del proyecto (o la ejecución de una pieza).

    Por eso les compartimos estas valiosas frases de algunos genios del Jazz, las cuales podemos aplicar en muchos de nuestros proyectos:

    1. Sobre creatividad:
    "Cualquiera puede hacer complicado lo simple. La verdadera creatividad consiste en hacer simple lo complicado".  Charles Mingus

    2. Sobre la comunicación:
    "La cosa más importante que busco en un músico es si  sabe cómo escuchar". Duke Ellington

    3. Sobre el trabajo en equipo y colaboración:
    "Es el sonido del grupo lo que es importante, aún y cuando toques un solo. No solamente tienes que conocer tu propio instrumento, debes conocer el de los otros y saber como respaldarlos en todo momento. Eso es jazz". Oscar Peterson

    4. Sobre cumplir objetivos:
    ”Una meta es un sueño con una linea final”. Duke Ellington

    5. Sobre innovar y hacer algo diferente:
    "No toques lo que ya existe por ahí, toca lo que no existe".  Miles Davis

    6. Sobre no darse por vencido haciendo lo que amamos:
    "No te rindas tratando de hacer lo que realmente quieres hacer. Donde haya amor e inspiración, no creo que te puedas equivocar”Ella Fitzgerald

    Read More

  3. ¿Cómo trabajar para una empresa y tener proyectos personales sin morir en el intento?

    Al salir del cascarón de la Universidad, muchos naturalmente buscamos trabajo, pero a veces de forma paralela, tenemos hobbies, que podemos convertir en proyectos alternos e incluso hasta en un negocio o empresa.

    Sin embargo, no todos nos aventamos a abandonar la empresa en la que trabajamos para crear la nuestra. Por eso, basados en nuestra experiencia propia, te compartimos 5 consejos para sobrellevar la carga laboral al mismo tiempo que puedas trabajar en tus proyectos personales.

    1. Esfuérzate lo más posible en tu trabajo de día y no te distraigas (carpe diem 100%). Esto te evitará salir tarde, y estar pensando constantemente en los pendientes cuando estás fuera de tu trabajo, además valoralo mucho, como dice Austin Kleon en su libro “Steal like an artist” «Keep your DayJob» te dará tranquilidad financiera para tener libertad creativa.
    2. Controla tu tiempo, y no al contrario. Aunque suene exagerado, ayuda muchísimo mantener un horario semanal con todas tus actividades, incluso hora por hora, el chiste es seguirlo al pie de la letra.
    3. Si sientes que no avanzas, cambia hábitos drásticamente. Ejemplo. En lugar de salir del trabajo y dirigirte a hacer ejercicio, levantate una hora más temprano a ejercitarte, de esta manera, saliendo de tu trabajo te puedes dedicar al 100 a tu proyecto. Te recomiendo leer el libro “The power of habit” de Charles Duhigg.
    4. Ten un lugar especial para tu proyecto personal (Busca tu Zen). Muchas veces tu cuarto (menos con una cama al lado) y tu casa no son una opción, si esto no te funciona busca un lugar, inmediatamente (Bibliotecas, cafés, cowork spaces con horario flexible también ayudan).
    5. Usa herramientas que te faciliten administrar tu proyecto. Si tu proyecto personal es con alguien más, utiliza herramientas de colaboración como Jameen para trabajar de forma asíncrona, desde cualquier lugar.

    Y tú ¿de qué manera sobrellevas tu trabajo y tus proyectos?

  4. Street Wisdom Pt 2: Cómo cautivar a tus clientes con un trozo de cartón

    image

    Un día entresemana, en la hora de comida me dirigí hacia un restaurant de hamburguesas. Dejé mi carro en el estacionamiento bajo un sol de plena canícula y 38 grados centígrados. En realidad solo me importaba comer y meterme al aire acondicionado.

    Al salir del establecimiento después de haber comido, veo que sobre el parabrisas de mi auto estaba un cartón sostenido por los limpia-parabrisas. En un principio me sorprendí, pero al ver que se aproximaba el señor que cuida los carros para quitar el cartón y auxiliarme en mi salida, entendí todo.

     Le di gustosamente una propina y las gracias, me metí a mi  no tan caliente automóvil y me fui.

    ¿Qué podemos aprenderle a este master del customer service?

    • Uso del factor sorpresa. Con la saturación en la oferta que existe actualmente, hablando de cualquier producto, sorprender es difícil, y cuando se logra, es una experiencia que el cliente no olvida, lo que se traduce en posicionamiento.
    • Cuestionar el status quo e innovar. Este “don” cuestionó el servicio que ofrece normalmente su industria: <Apoyo para salir del estacionamiento>. y agregó un plus que ninguno de sus similares tiene.
    • Tener empatía con tus clientes. Darle al cliente lo que necesita y algo más, buscando auténticamente su bienestar,  que en mi caso fue no manejar dentro de un auto a 70 centigrados, es algo que crea vínculos emocionales: cliente-marca.
    • Usar eficientemente tus recursos para deleitar. Para satisfacer y encantar a nuestros clientes,  a veces solo basta un esfuerzo mínimo marginal, como un re-utilizable trozo de cartón.

    En tu empresa, ¿Qué otras iniciativas tienes para cautivar, deleitar y satisfacer las necesidades de tus clientes?

  5. Lo mínimo que las empresas debemos hacer para ser cada vez mejores.

    image

    Imagen vía Digg.com

    Esto es: “Tener proyectos”. Te diremos por qué.

    Ponte a pensar en las actividades en las que has estado y has etiquetado como proyecto, por lo general implican crear algo para satisfacer una necesidad, es decir, mejorar el status actual de algo, y para lograrlo fijas objetivos, tiempo y recursos.

    Por el contrario piensa en las actividades que no has etiquetado como proyecto: Normalmente son actividades repetitivas y operativas que están hechas para mantener, pero no precisamente para mejorar.

    Por lo tanto todo lo que es mejorable es proyectable y viceversa:

    • Un nuevo producto para mejorar los ingresos de la empresa, pero que también mejorará la forma de satisfacer las necesidades de los consumidores.
    • Un rediseño de los procesos de una empresa, que mejorara costos y tiempos.
    • Un plan de responsabilidad social para mejorar la calidad de vida de ciertas personas o seres vivos.
    • La restauración de una casa que mejorará la calidad de vida de una familia.
    • Una aplicación para administrar proyectos que mejorara la forma en que las empresas colaboran en sus proyectos.

     Te recomendamos preguntarte:

    • ¿Cómo es la mezcla de las actividades de mi negocio, empresa o el lugar donde trabajo? ¿Qué tantas son actividades rutinarias y que tantos son proyectos?
    • Si no tenemos proyectos, preguntarnos, ¿De lo que tenemos actualmente, hay algo que podemos mejorar? ¿Hay algo nuevo que podamos crear para que nuestra empresa sea mejor?
    • Si alguna de las respuestas del punto pasado fue SI, debes comenzar un proyecto.

     Al realizar un proyecto, además de que haremos algo nuevo, retador y no repetitivo, muy probablemente mejoremos, o al menos lo estaremos intentando.

  6. Invitar a tu equipo ahora es más fácil

    Ahora en Jameen podrás invitar a los miembros de tu equipo justo al momento de crear tu proyecto.

    Por ejemplo, imagina que tu proyecto se llama Reducir el consumo de agua en mi colonia y quieres invitar a Juan y a Rosa porque son tus vecinos y han estado pensando en realizar este proyecto desde hace tiempo.

    Da click en Nuevo Proyecto y Jameen te mostrara una forma donde podrás escribir:

    • El nombre y descripción de tu proyecto
    • La dirección de correo electrónico de los integrantes de tu equipo.
    • Mensaje de introducción al proyecto para que tus compañeros sepan a qué los estás invitando.

    image

    Después de crear el proyecto, tus compañeros recibirán una invitación para participar en tu proyecto.

    image

  7. Street wisdom Pt 1: 3 cosas a aprender de auténticos maestros del mercadeo

    image

    Imagen via http://myephemerality.com

    Existe mucha sabiduría de mercadotecnia en la “calle”, en los mercados, sobre todo en la gente que tiene su propio “changarro” o negocio y la verdad es que muchas veces estas personas son más hábiles que algunos ejecutivos dentro de grandes corporaciones o estudiantes de negocios. ¿Por qué? Por 3 razones principales:

    1. Están en la linea de batalla Interactúan directamente con el cliente, conocen lo que les gusta, como les gusta, cuándo les gusta, y en base a eso van moldeando su propuesta de valor. Por ejemplo, el señor de la frutería que esta por mi casa, cuando le preguntas por aguacate, él te pregunta si lo quieres para hoy, para poder darte uno con la madurez suficiente como para comerlo en ese momento.
    2. Muestran un interés directo y genuino por el objetivo final de una empresa que es “vender” para obtener utilidades. Principalmente porque de eso viven, en cambio muchas veces las grandes empresas pierden este foco y se preocupan por lograr los objetivos de su área o departamento y no de la empresa.
    3. Se “salen del libro” al mercadear. En la escuela de negocios nos enseñan metodologías y “estrategias” que pueden funcionar, muchas veces genéricas, que seguimos empleando en las empresas, en cambio estos sabios mercaderes “independientes” pueden tener mayor flexibilidad al ejecutar estrategias para vender, mayor improvisación, y libertad creativa, ya que a final de cuentas es su negocio.

    En conclusión, debemos buscar:

    • Acercarnos mucho más a nuestros clientes para saber que necesitan y de qué manera.
    • No perder el objetivo que es generar utilidades a través de la venta, a la vez que satisfacemos las necesidades de nuestros clientes.
    • Ser más creativos a la hora de hacerlo cuestionando los métodos tradicionales.

    ¿En tu empresa, al diseñar y mercadear  tus productos, se consideran alguno de estos 3 puntos? ¿Qué podrías hacer para considerarlo?

  8. Las discusiones en tu equipo: la gloria, o el fracaso de tus proyectos

    image via caughtoffside.com

    Muchos dicen que estar en desacuerdo, y discutir en los proyectos crea una tensión que hace que se generen mejores ideas, incluso Steve Jobs lo pensaba y promovía, pero todos los que piensan esto, se les olvida lo más importante que es el objetivo final: Construir un acuerdo, una decisión o un producto final. Uno solo.

    Sin duda el proceso de discusión es súper valioso, porque se pulen las ideas que se contrapuntean, pero el problema es que hoy en día, lamentablemente interviene el ego y es complicado sacar de la mente de los miembros de los equipos que no son contrincantes, ni que sus nombres o áreas están separados por VS ni que si mi idea es mejor que la tuya, tu serás un perdedor.

    NO!, debemos parar esto, por que no nos llevará a ningún lado,

    Debemos evolucionar como equipos y tener en cuenta 3 puntos para sacarle provecho a las discusiones y convertirlas en una sesión de jam, y no en una pelea:

    • Fundamentar muy bien con hechos y datos nuestros argumentos. 
    • Tener la humildad para aceptar cuando nuestra idea no es la más adecuada y no tratar de pelear por ella solo por el hecho de ganar o mostrar habilidades de negociación y persuasión. 
    • Tener siempre en cuenta que somos equipo, no individuos, por lo que hay que buscar el bien del proyecto o empresa no el personal. 

    Intenta fomentar este enfoque con tu equipo y muy probablemente experimentarás lo siguiente:

    • Bajará la tensión negativa y aumentará la positiva.
    • Perderás menos tiempo en peleas que parecieran no tener fin. 
    • Se tomarán en cuenta puntos de vista diferentes, bien fundamentados y con una intención de construir.

    Y en tus proyectos, ¿Cómo son las discusiones? ¿Construyen o destruyen?

  9. No critiques constructivamente, construye críticamente.

Para llegar a las metas de nuestros proyectos, no nos podemos dar el lujo de perder el tiempo utilizando la crítica constructiva, ni de retroalimentar, sino más bien debemos aportar para construir.

Te puede sonar a que es lo mismo pero no lo es.
Hace algunas semanas, Benito (desarrollador en Jameen) y yo Gustavo (diseñador en Jameen) tuvimos una discusión dentro de una tarea en la aplicación, acerca de una propuesta de diseño. Según recuerdo no habíamos tenido una discusión tan prolongada desde que iniciamos con Jameen. No llegabamos a un punto y por lo mismo no podíamos cerrar la tarea, no hubo sangre, para nada, pero terminamos mareados de tantas vueltas que le dimos al asunto.
La discusión comenzó con una boceto/borrador de mi parte, a lo que siguió una retroalimentación constructiva (porque al final tuvo esa intención). Ésta retro contenía generalidades en las cuales me basé para hacer modificaciones y correcciones, las cuales no terminaron de convencer.
Le pedí ser más específico e hizo una de las mejores críticas, siendo súper específico, punto por punto detalle por detalle. Lo leí y lleve mis dos manos a la cara restirando mi cara hacia abajo. Lo único que pensé en ese momento era que necesitaba empezarlo desde cero.
¿Como salimos del laberinto?, en un chispazo, y con la mejor de las intenciones de tratar de rescatar la solución, llegamos a un insight muy interesante, que incluso metaforizamos con la construcción de un edificio:

Criticar es poner en duda que el edificio está bien hecho. Criticar un poco es pedir que quites ciertos blocks, ventanas y algún otro elemento. Pero criticar muchos puntos como en nuestro caso se dió, implica derrumbar el edificio y tratar de hacer uno nuevo. Todo esto es lo contrario a construir.

Lo que hicimos fue cambiar la critica por acción o la destrucción por construcción. Cambiamos el “ Yo no estoy de acuerdo con esto, por que….”  por el  “Le hice estos ajustes que considero deben de ir y ya quedó terminado”.
No quiere decir que nunca nos veamos en la necesidad de derrumbar el edificio. Hay veces en donde es necesario. Sin embargo por experiencia propia, vale la pena intentar cambiar el enfoque, pues al menos a nosotros nos ha hecho más rápidos y asertivos.
En la foto, Jean-Michel Basquiat construyendo sobre las pinturas de logotipos de Andy Warhol, al final, una obra de ambos, que probablemente vale más que muchas de sus piezas individuales.

    No critiques constructivamente, construye críticamente.

    Para llegar a las metas de nuestros proyectos, no nos podemos dar el lujo de perder el tiempo utilizando la crítica constructiva, ni de retroalimentar, sino más bien debemos aportar para construir.

    Te puede sonar a que es lo mismo pero no lo es.

    Hace algunas semanas, Benito (desarrollador en Jameen) y yo Gustavo (diseñador en Jameen) tuvimos una discusión dentro de una tarea en la aplicación, acerca de una propuesta de diseño. Según recuerdo no habíamos tenido una discusión tan prolongada desde que iniciamos con Jameen. No llegabamos a un punto y por lo mismo no podíamos cerrar la tarea, no hubo sangre, para nada, pero terminamos mareados de tantas vueltas que le dimos al asunto.

    La discusión comenzó con una boceto/borrador de mi parte, a lo que siguió una retroalimentación constructiva (porque al final tuvo esa intención). Ésta retro contenía generalidades en las cuales me basé para hacer modificaciones y correcciones, las cuales no terminaron de convencer.

    Le pedí ser más específico e hizo una de las mejores críticas, siendo súper específico, punto por punto detalle por detalle. Lo leí y lleve mis dos manos a la cara restirando mi cara hacia abajo. Lo único que pensé en ese momento era que necesitaba empezarlo desde cero.

    ¿Como salimos del laberinto?, en un chispazo, y con la mejor de las intenciones de tratar de rescatar la solución, llegamos a un insight muy interesante, que incluso metaforizamos con la construcción de un edificio:

    Criticar es poner en duda que el edificio está bien hecho. Criticar un poco es pedir que quites ciertos blocks, ventanas y algún otro elemento. Pero criticar muchos puntos como en nuestro caso se dió, implica derrumbar el edificio y tratar de hacer uno nuevo. Todo esto es lo contrario a construir.

    Lo que hicimos fue cambiar la critica por acción o la destrucción por construcción. Cambiamos el “ Yo no estoy de acuerdo con esto, por que….”  por el  “Le hice estos ajustes que considero deben de ir y ya quedó terminado”.

    No quiere decir que nunca nos veamos en la necesidad de derrumbar el edificio. Hay veces en donde es necesario. Sin embargo por experiencia propia, vale la pena intentar cambiar el enfoque, pues al menos a nosotros nos ha hecho más rápidos y asertivos.

    En la foto, Jean-Michel Basquiat construyendo sobre las pinturas de logotipos de Andy Warhol, al final, una obra de ambos, que probablemente vale más que muchas de sus piezas individuales.

  10. De nada nos sirve saber QUÉ queremos lograr, si no sabemos CÓMO llegar ahí.

    De nada nos sirve saber QUÉ queremos lograr, si no sabemos CÓMO llegar ahí.